Durante reciente la presentación del documento “Publicidad de Alimentos y Bebidas dirigida a la Infancia: Estrategias de la Industria”, expertos en nutrición, comunicación y defensores de los derechos de la niñez y la adolescencia, consideraron la necesidad de regular efectivamente la publicidad que evite un efecto multiplicador en el consumo de alimentos “chatarra” y bebidas perjudiciales de la salud humana. Consideraron que la industria de alimentos y bebidas chatarra violenta a la infancia al encubrir publicidad de productos que fomentan la obesidad. Los productos más promocionados son botanas dulces (34.4%) y bebidas azucaradas (21.3%).  bilancia light 2

Se expuso que el marco jurídico y legislativo en materia de protección a la niñez y adolescencia para reducir los índices de obesidad y sobrepeso, está incompleto y no se cumple, mientras que la publicidad de productos chatarra en medios electrónicos va en aumento y con nuevas artimañas para atrapar a este segmento de la población, que es el más vulnerable.

Katia García, investigadora en salud alimentaria y una de la principales autoras del documento, resumió las estrategias de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a la infancia mostrando que ésta utiliza diversos medios como la TV, Internet, espacios abiertos, promociones, patrocinios, diseño de los empaques; así como herramientas muy efectivas para enganchar a los niños como los son juguetes y el uso de personajes populares.

El documento expuesto muestra como la acción de la industria de alimentos y bebidas chatarra, obstruye los esfuerzos para la regulación de la publicidad dirigida a la infancia. Sus tácticas consisten en promesas de auto-regulación y argumentos que ponen la responsabilidad del daño en los individuos y no en los productos que promocionan. Así el culpable del consumo es únicamente la persona y no la industria y sus tácticas publicitarias.

México sufre una de las mayores prevalencias de sobrepeso, obesidad y destacándose en los primeros lugares en el mundo. Las proyecciones señalan que esta situación se agravará provocando que las enfermedades crónicas no transmisibles se presenten a edades más tempranas. La publicidad engañosa dirigida a la infancia está violando el derecho a la salud y el derecho a la información de niñas, niños y adolescentes en su vida presente, por lo que se debe establecer que la regulación se amplíe para protegerlos hasta los 18 años y debe comprender a todos los medios y herramientas utilizadas por la industria.

En este contexto, la Doctora Mónica González Contró, Secretaria Académica del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, apuntó a la ‘debilidad institucional’ que muestran las autoridades ante los intereses de la industria alimentaria y comentó la inexistencia de un marco jurídico robusto que proteja el derecho de los niños a la salud. El actual, aprovecha su vulnerabilidad y los pone en riesgo ante la epidemia de obesidad.

Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red Por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), expresó su preocupación ante la iniciativa de Ley General para la Protección de Niñas, niños y adolescentes, presentada por el Presidente Enrique Peña Nieto, ya que para su elaboración, el Ejecutivo no estableció mecanismos públicos de diálogo con las organizaciones sociales, ciudadanas y ciudadanos, ni tampoco se tomó en cuenta la participación de niñas, niños y adolescentes, por lo que dicha ley no resolverá los grandes problemas que enfrenta la infancia, entre los que están el sobrepeso y la obesidad.

Fernando Quintero, especialista en comunicación de Berkeley Media Studies Group, consideró que las tácticas publicitarias de la industria productora de alimentos chatarra, son las mismas que se aplican en Norteamérica a la población latina y afroamericana, las cuales destinan más de US$2 millardos para promocionar sus productos dirigidos a la niñez y adolescencia. Expresó que los precios de las bebidas azucaradas son más altos que los del agua y que uno de cada dos niños latinos y afroamericanos nacidos a partir del año 2000 desarrollará diabetes.

Finalmente Alejandro Calvillo Unna, fundador de “El Poder del Consumidor”, se refirió a la publicidad especialmente por TV, y mostró una serie de productos con muy altos contenidos de azúcar, grasas y sal que están siendo publicitados en los horarios restringidos.

Al respecto, señaló que los criterios nutricionales para establecer la regulación de esta publicidad fueron elaborados por la industria en contubernio con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), como lo demuestran documentos oficiales.

Nuevas reglas propuestas para la publicidad de alimentos chatarra

Con base en la Estrategia Global sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud aprobada en la Asamblea Mundial de la Salud 2004 que reconoce como uno de los factores del deterioro de los hábitos alimentarios de la población infantil, la publicidad de alimentos y bebidas no nutritivas dirigida a la infancia, se expide un documento que muestra las vías por las cuales esta publicidad llega a los niños y las niñas así como los principales mecanismos que utiliza para manipularlos.

El grupo de expertos convocados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) sobre la promoción y publicidad de alimentos y bebidas no alcohólicas dirigida a los niños en la región de las Américas, considera como publicidad de alimentos y bebidas no saludables dirigida a la infancia, aquella que:

  1. Contenga imágenes diseñadas para llegar al público infantil (desde publicidad en medios, empaques y/o promociones)
  2. Se transmita en espacios, medios y horarios de audiencia infantil. Donde más de una cuarta parte de la audiencia sean menores de 16 años.
  3. Promueva productos con un alto contenido de azúcares, grasas y sal. Más del 90% de los productos publicitados para niños entran en esta categoría por la cantidad de azúcar añadida, la grasa contenida y/o la sal incorporada.

Las vías para difundir esta publicidad/promoción incluyen:

  • Publicidad en TV, radio, supermercados, tiendas y los medios impresos (incluida la publicidad en exteriores),
  • Sitios web patrocinados por las empresas, anuncios en sitios de Internet de terceros y publicidad digital, como correo electrónico, envío de mensajes de texto, publicidad en redes sociales y juegos de internet,
  • Envasado, muestras en los puntos de compra y otras herramientas mercadotécnicas,
  • Publicidad, patrocinio, inserción de anuncios de los productos y otras formas de promoción en películas, videos y videojuegos,
  • Distribución de premios (por ej. juguetes), concursos y sorteos,
  • Promociones cruzadas, incluida la concesión de licencias para utilizar personajes y marcas,
  • Obsequio de juguetes que portan marcas o sugieren productos,
  • Uso de la imagen de celebridades,
  • Promoción en las escuelas, incluidos materiales didácticos y toda forma indirecta de mercadotecnia,
  • Toda clase de comunicación o mensaje comercial concebido para aumentar el reconocimiento, la atracción o el consumo de determinados productos y servicios.

 

Panorama en México

 

Investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), entre XLL/2012-IV/2013, realizaron un estudio exploratorio de la publicidad de alimentos y bebidas consumidos por niños y adolescentes.   Resultados principales:

TV abierta:

  • 23.3% de los anuncios corresponden a alimentos y bebidas.
  • Del total, el 76% fueron de los llamados cinco principales y de productos lácteos.
  • El horario con más publicidad fue entre las 16:00 y 19:00 hrs. Los productos más promocionados fueron: botanas dulces (34.4%) y bebidas azucaradas (21.3%).
  • Los anuncios de botanas dulces fueron dirigidos principalmente a la población infantil.
  • En las caricaturas se presentó un mayor porcentaje de anuncios de cereales azucarados (16.6%) y de botanas dulces (53.5%).

 

Puntos de Venta:

  • El 51.5% de los alimentos y bebidas promocionados pertenecen a los cinco principales y lácteos,
  • En las tiendas de conveniencia, la mayor promoción fue para las bebidas azucaradas (26.1%).

 

Escuelas:

  • En 24.6% de las escuelas se encontró publicidad de alimentos y bebidas. Los productos promocionados fueron principalmente refresco (67.9%), agua embotellada (14.3%) y botanas saladas (7.1%).
  • La encuesta muestra que 80% de los niños entrevistados vio TV durante toda la semana, incluyendo horario nocturno (38.4%).
  • Entre sus programas favoritos están las series de TV (46.2%) y telenovelas (44.2%).

 

Medios de transporte (metro):

  • De los alimentos del grupo de los cinco principales y lácteos, éstos últimos tuvieron mayor cantidad de anuncios (29%) seguidos de botanas dulces (9.7%) y de comida rápida (9.7%).

En X/2013 se anunció la Estrategia Nacional para la Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes. Donde se establece una regulación a la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a la infancia, reconociendo que no funcionó la autorregulación empresarial del código PABI. Sin embargo, esta regulación debe fortalecerse en varios aspectos:

a)            Ampliar el periodo de edad, pues está dirigida únicamente a menores de 12 años.

b)           Audiencia infantil, necesario ir más allá. Es frecuente que durante los horarios para programación adulta, los niños, niñas o adolescentes se encuentran acompañando a sus padres, quedando totalmente expuestos a la publicidad que se ofrece durante estos tiempos.

c)            Criterios nutricionales libres de conflicto de interés. Los criterios que definan si un producto es adecuado o no para publicitarse a niños y niñas deben basarse en evidencia científica libre de conflicto de interés.

d)           Regular otras formas de publicidad:

Uso de celebridades. Las celebridades, ya sea deportivas, musicales, de la actuación o cualquier personalidad destacada, suelen convertirse en personajes aspiracionales, en modelos para grupos de población.

Etiquetado y envasado. Es frecuente que en los productos destinados para la infancia se utilicen personajes llamativos en forma de caricatura, colores brillantes y envasados “divertidos” que atraigan más.

Patrocinios y actividades filantrópicas para espacios infantiles. Es frecuente que cuando la industria realiza algún tipo de “donación”, los productos donados contienen el logo de la marca o los colores.

Publicidad insertada en programas de TV, películas, videos y videojuegos. Dentro del mismo programa se utiliza el producto a publicitar y se le da un espacio para “hablar” de los beneficios del producto o para resaltar el patrocinio de los mismos.

Publicidad en Internet. La publicidad digital de alimentos y bebidas trabaja en conjunto con los medios de comunicación tradicionales como la TV, impresos y empaques al integrar en estas páginas web, promoción de aplicaciones para celular, juegos en línea, redes sociales, técnicas virales de mercadotecnia y diversas tácticas para que niños, niñas y adolescentes pidan y consuman alimentos y bebidas no saludables.

Regalos y juguetes. En las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud se reconoce que uno de los mecanismos más efectivos de engaño y manipulación, que se “aprovecha de su inexperiencia y credulidad”, es el uso de “regalos”.

Uso de personajes. Personajes de caricaturas famosas son utilizados para promover el consumo de alimentos y bebidas altos en azúcares, grasas o sal.

Promoción en las escuelas. La publicidad de alimentos y bebidas no saludables al interior de las escuelas tiene mayor peso que otros tipos de publicidad debido a que los niños suponen que lo que la escuela promueve es algo bueno para ellos.

Conclusiones y recomendaciones

México sufre uno de las mayores prevalencias de sobrepeso, obesidad y destaca por ocupar uno de los primeros lugares en sobrepeso y obesidad infantil en el mundo. Las proyecciones a futuro señalan que esta situación se agudizará provocando que las enfermedades crónicas no transmisibles se presenten a edades más tempranas. Asimismo la publicidad engañosa dirigida a la infancia está violando el derecho a la salud y el derecho a la información de niñas, niños y adolescentes en su vida presente.

Los elementos que deben ser integrados, de manera urgente, en la regulación de este tipo de publicidad:

1.- Ampliar la edad de 12 años a 16 años. De hecho, la Convención Internacional por los Derechos de la Infancia establece el límite de edad de la infancia en los 18 años.

2.- Los criterios nutricionales para definir los productos que no podrán ser promocionados a la infancia deben ser establecidos por un grupo de expertos libres de conflicto de interés.

3.- La regulación en TV debe ampliarse a todos los programas dirigidos a los niños de entre 12 y 18 años, regulando también los programas para audiencia familiar.

4.- Debe regularse la publicidad y mercadeo en Internet, en teléfonos móviles y redes sociales.

5.- Debe prohibirse el uso de personajes ficticios o personalidades públicas para la promoción a la infancia de este tipo de productos.

6.- Debe prohibirse el uso de juguetes, coleccionables y promociones en este tipo de publicidad.

7.- Debe prohibirse el patrocinio y las actividades filantrópicas que expongan a la infancia a la marca o los productos regulados.

8.- Debe prohibirse la publicidad integrada, es decir, la publicidad dentro de los programas de televisión, las películas, los videos y videojuegos.

FUENTE: NEO