La gerencia creativa de ISA Corporativo, dirigida por Roberto Trujillo, comparte estas recomendaciones para las empresas que buscan anunciarse en medios de transporte, con el fin de hacer su comunicación más efectiva y con mayor impacto hacia el consumidor: out-of-home-b7

1) Ubicación: Es imperativo seleccionar un espacio adecuado al público objetivo al que va dirigida la campaña. Hay empresas que dejan esto de lado y a pesar de contar con espacios premium no toman en cuenta factores como el perfil de consumidor. Hoy hay nuevos parámetros a considerar en este tipo de publicidad, como la segmentación de audiencias por horarios, selección de ubicaciones de mayor tráfico para el target y definición de dimensiones de la publicidad para lograr mayor retención.

Además se deben tomar en cuenta factores adicionales sobre las audiencias a la que se dirige la comunicación, como su nivel de modernidad, individualismo, globalidad y sofisticación para una mejor ubicación y que el mensaje sea direccionado adecuadamente.

2) Brevedad: El tiempo de impacto es esencial para lograr el éxito. Actualmente las tendencias publicitarias se dirigen hacia mensajes concisos, que se alcanzan con mensajes cortos. Hay que tomar en cuenta que el promedio recomendado de lectura es de 7 palabras en 5 segundos y que para llamar la atención del público hay que lograr una pieza de impacto que cautive, ya que las personas dedican 1/10 de segundo a las imágenes.

3) Tipografía: La tipografía es un elemento fundamental en la pieza publicitaria, ya que atrae de inmediato la atención si está diseñada con los estándares necesarios. Se recomienda que maneje dos dimensiones, ya sea en tamaño, composición o color.

Además, el copy debe ser claro y contundente, adecuado al tiempo de exposición de la pieza, para comunicar el mensaje de la marca. Se recomienda utilizar tipografías de familias helvéticas, demi bold o bold, así como futura en el diseño, para lograr mayor precisión, asegurar la legibilidad del texto y cautivar a la audiencia de manera efectiva.

4) Color: Se debe tener siempre una combinación de colores que logre un contraste eficaz y legible. Los degradados y combinaciones de tonos similares no son recomendables para publicidad en medios de transporte, ya que dificultan la lectura y minimizan los impactos. La tendencia actual es tener un mayor contraste para una mayor efectividad.

5) Menos es más: La simplicidad, contundencia y personalización son aspectos esenciales para alcanzar el éxito. Hay que tratar de decir más con los menos elementos posibles. El mensaje debe ir directo a quien queremos que llegue, sin rodeos y una total claridad.

Lo qué no se debes hacer

A) Saturar de elementos visuales: Con un mayor número de elementos el mensaje central se ensucia y es confuso. Hay quienes en un solo anuncio tratan de comunicar la empresa, la marca, las promociones, los precios, dar ubicaciones, un mapa, un mensaje adicional para que quede “más claro”, teléfonos, cuentas de correo, redes sociales y esto, sin duda, le resta impacto al mensaje central. Siempre hay que recordar que “menos es más”.

B) Llenar de palabras: Hay que tomar en cuenta que el promedio recomendado de lectura es de 7 palabras en 5 segundos, sin embargo, hay quienes tratan de utilizar textos que no son concisos, incluso con más de 20 palabras. En este caso la audiencia sólo recordará lo primero que lea. Nadie está obligado a detenerse y leer a fondo el anuncio, además hay que tomar en cuenta que a la gente por lo general, no le gusta leer. A más palabras menos impacto y atención.

C) Utilizar tipografías no adecuadas: Todos hemos visto anuncios publicitarios donde resulta imposible leer lo que está escrito, ya que la tipografía no tiene el tamaño necesario. No todo el público tiene una vista de águila y mucho menos la necesidad y posibilidad de acercarse para leer y entender lo que el anunciante trata de comunicar. ¡La consistencia y tamaño adecuado es parte de la clave del éxito!

D) No analizar a fondo: Por otra parte, hay quienes no toman en cuenta que tal vez su marca no tenga un reconocimiento adecuado, que el producto no sea claro o que el mensaje no transmita lo que debe comunicar. Somos muchos los que hemos visto un anuncio y después nos preguntemos: “¿Qué es eso? ¿Qué es lo que están anunciando? ¿Qué marca es ésa?

Jamás hay que dar por hecho que todos conocen la marca, que la audiencia tiene la responsabilidad de saber quién es la empresa y que, sobre todo, tienen la capacidad de descifrar un mensaje que no sea claro.

ISA Corporativo, con 28 años de experiencia en la industria, actualmente comercializa más de 120 mil espacios publicitarios, que comprenden principalmente los localizados en el Metro de la Ciudad de México, Tren Ligero de Guadalajara, Metro de Monterrey, Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, 46 aeropuertos en el interior del país, 33 centrales de autobuses y otros sistemas de transporte.

FUENTE: REVISTA CREATIVA